"RUTA DE LOS MOLINOS", ruta de río. Distancia: 12 Km.


Comienza en la localidad de Villarroquel visitando el Molino-Sierra de David, situado en la presa del río luna. Continúa, siguiendo la presa, hasta la localidad de Secarejo, donde existen restos de otro molino. En Azadón nos encontramos el Molino de Hilario.

Seguimos hasta Cimanes del Tejar, en el parque público cruzamos el Río Órbigo por una pasarela peatonal y a llegamos al molino situado la salida de Quintanilla así como otro existente en la entrada de Carrizo, localidad en la que volvemos a cruzar el río por el centenario Puente de Hierro para situamos en el nacimiento de la histórica Presa Cerrajera a la salidade Villanueva, donde podemos ver el molino-sierra de Manolón. Siguiendo esta presa llegamos a Alcoba de la Ribera con dos molinos harineros, el molino del Chantre se encuentra en buen estado a la entrada del pueblo, del otro solo se conservan los arcos.


"EL VALLE DE LOS MORALES", ruta de monte. Distancia: 10 Km.


Comienza en la localidad de Velilla de la Reina siguiendo una antigua ruta de ganado (la vecera de las vacas) por los parajes de Carrobarrera, la Laguna Nueva, la Cañada de Valtarafón, el telagrajo (vértice geodésico) y la Camperona, finalizando en el Valle de los Morales, lugar de pastizales y lagunas muy rico en flora en fauna y con abundantes manantiales, adonde antes era llevado el ganado mayor de las localidades limítrofes a pastar.


"VÍA TURÍSTICA CAMINO REAL", ruta por los pueblos y tierras de labor del norte del Municipio. Distancia 5 Km.


Esta ruta paisajística, que une las localidades de Cimanes del Tejar, Azadón, Secarejo y Villarroquel, discurre por el antiguo Camino Real a través de un valle repleto de vegetación que paulatinamente va agostándose a medida que se avanza en recorrido y por él que fluyen las aguas del río Órbigo formado por la unión de los ríos Luna y Omaña en Secarejo.

Ruta por un camino fácil que resulta ideal para realizar andando o en bicicleta entre la gran masa forestal de chopos situada en la ribera y el monte de roble y encina del lado opuesto, por encima de la carretera; circunstancias que proporcionan una frescura propia de la vega a la que contribuyen las numerosas presas de riegos que cruza y las fincas cerradas con sebes formadas por zarzas, árboles y espinos que encauzan la mayor parte de la ruta y que a menudo forman simulados túneles vegetales que se alternan con campos abiertos minados por plantaciones de lúpulo, maíz, patatas y árboles frutales.

Especialmente es un trayecto para disfrutar de la naturaleza, del modelado que el hombre en su necesidad para subsistir ha ido practicando sobre el territorio, parcelando y trazando un sistema de riego que le permite la proximidad de los ríos Órbigo y Luna. En paralelo a la tradicional actividad agrícola y ganadera, autárquica hasta no hace muchos años, se fue conformando la fisonomía de estos pueblos riberanos de arquitectura de tierra y teja, elemental en su concepción, sistemática en su tipología, sencilla como la propia sencillez de la gentes que la habitan.


Create Account



Log In Your Account